¿La distancia social impulsará a las instituciones financieras latinoamericanas hacia la digitalización?

Por: Gaston Peralta

A pocas semanas de esta crisis, el panorama y la visión de lo que se pretendía para el mercado financiero en América Latina, se adelantó drásticamente. Y a partir de estos cambios, los expertos sostienen que es momento de confiar aún más en la tecnología y en la oportunidad para adoptar y acelerar su uso en los productos y servicios que diversas instituciones financieras comercializan.

¿Cuáles son las ventajas de las Fintechs? La respuesta es obvia: ofrecer productos y servicios y adquirir clientes sin necesidad de tenerlos on-site, es decir sin la necesidad de presentarse en un banco o ir a un determinado lugar físico. Sin embargo, sólo un pequeño porcentaje del mercado sabe lo que es una Fintech y estos clientes recaen siempre en las oportunidades que los bancos tradicionales pueden ofrecerles. La industria Fintech, en este periodo del COVID-19, precisará atravesar una era educativa y de empuje para generar awareness y exposición entre sus posibles usuarios, para dejar de ser un “nice to have” y convertirse finalmente en una realidad. Las Fintechs, y sobre esto no hay cuestionamiento, llegaron para quedarse.

El camino, en el mercado latinoamericano, será el de digitalizar aquellos “no digitalizados” y marcará posiblemente una tendencia para los bancos: la de ofrecer cuentas digitales sin costo de mantenimiento mensual (tal como hacen muchas Fintech actualmente) a aquellos clientes no bancarizados. A partir de esta inclusión financiera, estos usuarios tendrían un acceso más fácil a fondos provenientes de donaciones por el Coronavirus.

Con el auge de open banking, muchas Fintechs tenderán a adquirir aquellas entidades y bancos que previamente tenían preferencias en la atención física y personalizada para ayudarlas en la transición hacia lo digital. Desde otro punto de vista, para la gestión de riesgos, la tendencia también será que las Fintechs colaboren con otras Fintechs e instituciones financieras latinoamericanas en su camino y proceso hacia la digitalización. El Coronavirus indudablemente generará un aumento en el uso de tecnología digital en el mercado latinoamericano y la banca desde casa será más útil que nunca.

La tecnología, permitirá desde lo financiero, ofrecer y comercializar productos de una manera ágil y efectiva. Desde la perspectiva del negocio, contribuirá al "digitalization journey” y al crecimiento de las empresas Fintech y otras instituciones financieras. Pero, quizás el mayor motivador para emprender esta transformación digital, es que las organizaciones de servicios financieros puedan brindar un mejor apoyo a los clientes en tiempos difíciles, como el actual período de agitación que atraviesan América Latina y el resto del mundo. Será esencial contar con un software enfocado en la toma de decisiones de riesgo instantáneas que permita otorgar cualquier tipo de financiamiento / crédito en tiempo real, para que los clientes puedan acceder fondos rápidamente.

La operacionalización de los modelos de riesgo también se convertirá en un elemento fundamental para una digitalización exitosa, especialmente a medida que se amplíe el uso de datos no tradicionales. Estas fuentes de datos alimentan modelos de riesgo innovadores que permiten realizar evaluaciones de riesgo más avanzadas y precisas al autorizar pagos o realizar aprobaciones de crédito, sin el respaldo de los scores tradicionales, como los burós de crédito.

La crisis actual del Coronavirus presenta una oportunidad para embarcarse en el tipo de innovación que el ecosistema Fintech en Latinoamérica precisa y por supuesto dar a conocer lo que estas compañías ofrecen. En este momento, el trabajo remoto y la posibilidad de trabajar desde casa están cambiando la rutina y la manera en la que operamos en nuestra vida diaria. Lo digital y, por ende, la tecnología se vuelven recursos fundamentales para nuestros negocios y a partir de esto, aportarán valor y un verdadero significado.