Skip to content

¿Cuándo se inventaron los puntajes de crédito y cómo funciona la calificación crediticia?

Blog

septiembre 8, 2022 | Jonathan Pryer

La historia de los puntajes de crédito

Cuando se trata de productos de servicios financieros, escuchamos el término puntajes de crédito e informes de crédito con frecuencia. Pero, ¿cuándo se inventaron los puntajes de crédito y cómo funcionan los informes de crédito del consumidor? Tenemos tu guía práctica sobre todo lo relacionado con los puntajes de crédito. Continúa leyendo para aprender:

Puntajes de crédito y agencias de crédito: Una historia de origen

Los puntajes de crédito, tal como los conocemos hoy, solo han existido desde hace unas pocas décadas. Sin embargo, los informes crediticios en sí comenzaron a principios del siglo XIX, cuando los prestamistas comerciales intentaron «puntuar» a los clientes comerciales potenciales para determinar el riesgo de otorgarles un crédito. Las primeras agencias de informes crediticios (en la actualidad, empresas como TransUnion y Equifax) comenzaron como asociaciones comerciales locales. Simplemente recopilaban diversa información financiera y de identificación sobre prestatarios potenciales y luego se la vendían a los prestamistas. Pero esta información estaba centrada estrictamente en préstamos comerciales/empresariales al principio, ofrecidos a organizaciones que necesitaban financiación para iniciar o hacer crecer sus operaciones. Las primeras agencias de informes de crédito en los Estados Unidos fueron R.G. Dun & Co y Bradstreet Company (nota al margen: ¿suena familiar? Las dos compañías se fusionaron en 1933 y cambiaron su nombre a Dun & Bradstreet Inc. en 1939), que desarrolló un método de puntuación alfanumérico para determinar los factores de riesgo asociados con las solicitudes de préstamos comerciales.

A principios del siglo XX, se formaron las agencias de crédito modernas, más parecidas a las que conocemos hoy. Tomando una página del libro de los préstamos comerciales, los minoristas comenzaron a ofrecer créditos de consumo a individuos. Todos estos minoristas tenían gerentes de crédito individuales, encargados de determinar la solvencia de los solicitantes. En 1912, decidieron unirse y formaron una asociación nacional para “desarrollar un método estándar con el fin de recopilar, compartir y codificar información sobre deudores minoristas.”

En los años siguientes, nacieron las tres principales agencias de crédito de los EE. UU., hoy conocidas como Equifax, TransUnion y Experian. Durante las décadas de 1970 y 1980, trabajaron juntas para desarrollar una coherencia en los métodos de informes crediticios e impulsaron una forma imparcial y más automatizada de determinar las calificaciones crediticias.

Puntajes de crédito vs. Informes de crédito

Pero, ¿qué ES un puntaje de crédito? ¿Y cómo se calcula? ¿Y cuál es la diferencia entre un puntaje de crédito y un informe de crédito?

Primero viene el informe de crédito. Un informe de crédito es un registro histórico detallado de tus transacciones financieras y estado financiero, e incluye todo, desde información personal que te identifica (nombre, dirección, fecha de nacimiento), hasta tus cuentas de crédito de consumo (tarjetas de crédito, líneas de crédito, préstamos para automóviles, hipotecas) e información de ‘consultas’ (es decir, información sobre las empresas que han obtenido tu informe crediticio para ofrecerte nuevos productos crediticios o aprobaciones previas para ventas adicionales, etc.). Luego se calcula un puntaje de crédito basado en esa información. Este puntaje, que por lo general es un número de tres dígitos (veremos las diferencias regionales más adelante), le dice rápidamente a los prestamistas potenciales qué tan solvente eres tú. En América del Norte, cuanto más alto sea el puntaje, menor será el riesgo y, por lo tanto, serás un solicitante más apropiado.

Sin embargo, los sistemas tradicionales de calificación crediticia no están exentos de errores. A menudo, no toman en cuenta factores adicionales que pueden influir en tu nivel de riesgo crediticio (es decir, la mayoría de los informes crediticios modernos no incluyen los pagos de alquiler, lo que puede ser un predictor muy preciso de la propensión de alguien a pagar la deuda). Y puede haber un lapso temporal significativo entre las actividades de un solicitante y la obtención de un informe o puntaje de crédito: los datos en tiempo real son mucho más valiosos (y precisos) para evaluar el riesgo de una persona.

Entonces, ¿cómo funcionan realmente los puntajes de crédito? Un puntaje de crédito es una fórmula matemática basada en la información que se encuentra en tu informe de crédito detallado, y les permite a los prestamistas potenciales evaluar instantáneamente qué tan solvente eres. Un puntaje crediticio más alto indica que: a) es más probable que pagues tu deuda o el crédito provisto y b) que pagues esa deuda a tiempo y de acuerdo con los términos acordados. Con un puntaje crediticio más favorable, es más probable que los prestamistas te emitan productos crediticios, como nuevas tarjetas de crédito, préstamos para automóviles, hipotecas y préstamos para el consumidor. Más allá de eso, cuanto mayor sea tu puntaje crediticio, más probable será que los prestamistas te ofrezcan mejores condiciones, como calendarios de pago flexibles y tasas de interés más bajas. Si tienes un puntaje crediticio bajo, corres el riesgo de no poder acceder al crédito cuando lo necesites o de tener que aceptar tasas de interés más altas.

Cómo calcular tu puntaje de crédito

Un puntaje FICO (Fair, Issac and Company) es uno de los puntajes crediticios más conocidos en los EE. UU. De hecho, “los puntajes FICO son utilizados por el 90 % de las principales instituciones crediticias de EE. UU. para sus necesidades de evaluación de riesgos”. Estos puntajes de tres dígitos, que comenzaron en 1989, se calculan en base a la información que se encuentra en tu informe de crédito de una de las tres agencias de crédito principales. Hay cinco factores principales que FICO usa para calcular tu puntaje de crédito, con diferentes categorías que tienen diferentes pesos. (Nota al margen: otros puntajes de crédito se calculan de la misma manera, pero pueden tener diferentes pesos asociados con los principales factores contribuyentes).

Para los puntajes FICO, los factores son:

  • Historial de pagos (35 %)
  • Saldos adeudados/uso de crédito (30 %)
  • Duración del historial crediticio/antigüedad de las cuentas (15 %)
  • Mezcla de créditos (10 %)
  • Actividad de crédito reciente y cuentas/consultas de crédito nuevas (10 %)

La calificación crediticia en el mundo

A pesar de la abrumadora prominencia de las tres principales agencias de crédito de los Estados Unidos, existen diferencias regionales en los modelos de calificación crediticia y en el uso de las calificaciones crediticias. Si bien cada región utiliza la misma premisa básica de evaluar el historial crediticio de una persona para determinar su solvencia, existen variaciones en la forma en que se ejecuta la calificación crediticia. Las principales variaciones en los métodos de calificación crediticia se relacionan con:

  • Cuánto tiempo permanece cierta información en tu informe de crédito
  • Quiénes pueden aportar información a tu informe de crédito
  • Cuántas agencias de crédito existen en un país/región en particular
  • Si esas agencias de crédito tienen o no fines de lucro (y quiénes son sus dueños)
  • Si los prestamistas están obligados o no a utilizar tu informe de crédito y/o puntaje de crédito para determinar tu nivel de riesgo

Aquí hay algunos ejemplos de las formas en las que diversas regiones manejan la calificación crediticia:

  • Estados Unidos: los prestamistas informan los detalles de tu situación financiera, incluido el crédito y las transacciones históricas, a una de las tres principales agencias de crédito (Equifax, Experian y TransUnion), que luego generan un puntaje de crédito o proporcionan los informes de crédito a una compañía de calificación crediticia como FICO, que luego calcula un puntaje FICO.
  • Canadá: Canadá es similar a los EE. UU., pero no utiliza Experian como agencia de crédito, y su límite superior de puntaje crediticio es 900 frente a 850.
  • Reino Unido: el Reino Unido tiene tres agencias de crédito principales: Equifax, Experian y Callcredit (Noddle), pero cada organización calcula los puntajes de crédito de manera diferente.
  • Francia: no hay agencias oficiales de informes crediticios en Francia; en cambio, cada banco crea sus propios puntajes de crédito, pero no son transferibles a otras instituciones crediticias.
  • Países Bajos: los Países Bajos tienen una agencia de crédito única, Krediet Registratie (BKR), a la que se informan las deudas impagas.
  • Alemania: la principal agencia de crédito, SCHUFA, es una empresa privada que realiza un seguimiento de las cuentas, las deudas impagas, los préstamos y cualquier tipo de morosidad. Tu puntaje SCHUFA disminuye (lo que es positivo) a medida que obtienes un historial financiero y pagas tus deudas.
  • Australia: Australia tiene cuatro agencias de crédito principales (Equifax, Dun and Bradstreet, Experian y Tasmanian Collection Service).
  • India: India utiliza una agencia oficial de informes crediticios, Credit Bureau Information India (CIBIL), que es socia de TransUnion.
  • Japón: no existe un sistema oficial de puntuación de crédito en Japón, y la solvencia la determinan simplemente los prestamistas individuales, lo que hace que sea extremadamente difícil obtener un crédito si eres extranjero.

¿Cómo afecta la calificación crediticia a los préstamos de consumidores?

Un puntaje de crédito calificado como «bueno» o «excelente» le ahorrará a la mayoría de las personas miles de dólares a lo largo de su vida. Si tienes un puntaje de crédito excelente, obtienes mejores tasas y condiciones de pago en todo, desde hipotecas y préstamos para automóviles hasta tarjetas de crédito y líneas de crédito, esencialmente cualquier cosa que requiera algún tipo de financiamiento. Si tienes una calificación crediticia mejor, eres considerado un prestatario de menor riesgo, con más bancos y prestamistas que compiten rápidamente por tenerte como cliente al ofrecerte mejores tasas, tarifas y beneficios. Por otro lado, aquellos con calificaciones crediticias bajas son vistos como prestatarios de mayor riesgo y pueden tener condiciones crediticias menos favorables (tasas de interés más altas en particular) o no poder acceder al crédito cuando lo necesitan. Además de simplemente acceder a los productos de préstamo, las personas con puntajes crediticios bajos pueden tener dificultades para encontrar una vivienda de alquiler, alquilar un automóvil o incluso obtener un seguro de vida.

Los prestamistas usan puntajes de crédito como parte de su proceso de toma de decisiones de riesgo para determinar la solvencia de un posible cliente individual o comercial. Por lo tanto, el efecto dominó de un puntaje de crédito positivo o negativo es significativo, y puede durar un tiempo increíblemente largo, especialmente si se registran morosidades o incumplimientos en tu informe de crédito. 

Sin embargo, parte del problema con esto es que la calificación crediticia a menudo puede tener sesgos inherentes. Esto impacta en gran medida sobre varios datos demográficos con respecto al acceso justo al crédito. Por ejemplo, las comunidades de inmigrantes pueden no tener antecedentes crediticios formales. Sin antecedentes crediticios = puntaje de crédito bajo. Un puntaje de crédito bajo significa que no pueden acceder fácilmente a los productos de préstamo y, por lo tanto, no pueden comenzar a generar un informe o puntaje de crédito. O se ven obligados a aceptar condiciones deficientes con tasas de interés exorbitantemente altas y, como resultado, es posible que tengan dificultades para pagar esa deuda. Lo cual, por supuesto, será una calificación negativa en su informe crediticio.

Datos alternativos para la inclusión financiera

El ejemplo anterior no es poco común en nuestra sociedad globalizada: hay innumerables poblaciones de inmigrantes en países de todo el mundo y millones más que no tienen acceso a productos de servicios financieros formales. Hay muchos términos para aquellos que carecen de un historial crediticio tradicional (historial de crédito débil, crédito invisible, no bancarizado, subbancarizado), pero esencialmente se refiere a cualquier persona que no tiene información en su historial o informe crediticio oficial como para generar un puntaje de crédito. Esto incluye un estimado de 62 millones de estadounidenses, 200 millones de personas en América Latina y 3,6 millones en Asia que no tienen acceso al crédito formal. Un tercio de todos los adultos a nivel mundial (hasta 1.700 millones de personas) carecen de cualquier tipo de cuenta bancaria.

¿Cómo pueden los prestamistas garantizar la igualdad de acceso al crédito, incluso para aquellos sin antecedentes crediticios formales, sin sacrificar su estrategia de riesgo? Una forma es utilizar datos alternativos. Los datos alternativos incluyen cualquier cosa fuera de un informe de crédito tradicional que pueda indicar solvencia, incluida la información de telecomunicaciones, de pagos de alquileres y de servicios públicos, redes sociales y presencia en la web, así como datos de viajes e información bancaria abierta.

Debido a que a menudo los informes crediticios tradicionales carecen de este tipo de datos (y, por lo tanto, esto también ocurre en la formulación de puntajes crediticios), estos pueden estar inherentemente sesgados hacia ciertos grupos demográficos minoritarios. Los datos considerados por los puntajes FICO (como el historial de pagos, la duración del historial crediticio, etc.) también suelen verse influenciados por la riqueza generacional y el traspaso de grandes activos como la propiedad de la vivienda (es decir, los datos de la hipoteca cuentan para tu puntaje crediticio, el pago del alquiler generalmente no). “La tasa de propiedad de vivienda de las personas negras era del 44 % a fines de 2020, en comparación con la tasa del 74,5 % para los consumidores blancos no hispanos. Dado que los modelos de calificación crediticia analizan los pagos de vivienda de los propietarios e ignoran el historial de pago de alquiler de los inquilinos, los consumidores negros tienen otra desventaja, a pesar de que ambos tipos de pagos se incluyen en la misma categoría de “vivienda”. Asegurarse de que los prestamistas complementen las calificaciones crediticias tradicionales con datos alternativos ayuda a superar ese sesgo y garantiza la inclusión financiera.

El uso de datos alternativos ayuda a proporcionar una visión más holística de la salud financiera (tanto actual como potencial a futuro) de los clientes, mejora la precisión de las decisiones e incluso ayuda a aumentar la protección contra el fraude con procesos mejorados de verificación de identidad y Conoce a tu cliente (KYC). Habilitar decisiones crediticias más precisas les permite a los prestamistas expandir su mercado de manera segura, sin aumentar el riesgo, y ayuda a fomentar el acceso a todas las personas que no están bancarizadas o que tienen un historial de crédito débil, lo que las encamina hacia el desarrollo seguro de sus puntajes crediticios. El ochenta y siete por ciento de los prestamistas que utiliza datos alternativos lo hace para evaluar con mayor precisión a los clientes con poca información bancaria o sin expediente y el 64 % mejora su evaluación de riesgos entre los consumidores no bancarizados.

Además de los prestamistas individuales que buscan fuentes de datos alternativas, algunas agencias de créditos ahora ofrecen formas de aumentar los puntajes crediticios para los consumidores con historiales de créditos débiles:

  • Experian Boost: recopila información financiera que normalmente no se encuentra en tu informe de crédito (es decir, pagos de servicios públicos e historial bancario) y la incluye en el cálculo de tu puntaje FICO de Experian.
  • UltraFICO: programa gratuito que utiliza información bancaria histórica para crear tu puntaje FICO, analizando factores como pagar cuentas a tiempo, evitar sobregiros y tener ahorros.
  • Rental info reporting: nuevos servicios que rastrean los pagos de alquiler y reportan esa información a las agencias de crédito en tu nombre.

Cómo mejorar tu puntaje de crédito

Si tienes problemas con un puntaje de crédito inferior al ideal, no te preocupes. Hay pasos que puedes seguir para mejorar tu puntaje con el tiempo:

  • Paga tus cuentas a tiempo, siempre. Esto incluye todo, desde pagos de hipotecas y préstamos para automóviles hasta tarjetas de crédito, cuentas de servicios públicos y planes de telefonía celular.
  • Reduce la utilización general de tu crédito. Los puntajes de crédito analizan la utilización de tu crédito (la parte de tu crédito disponible que utilizas en un momento dado). Después del historial de pagos, la utilización del crédito es el segundo factor más importante para calcular tu puntaje de crédito. Apunta a una utilización del crédito del 30 % o menos para mantener tu puntaje de crédito favorable e intenta pagar los saldos de las tarjetas de crédito en su totalidad cada mes (consejo extra para un beneficio rápido: solicita a los emisores de tu tarjeta de crédito que aumenten tu límite ligeramente para que tu índice de deuda disminuya).
  • No solicites demasiado crédito. Las nuevas solicitudes de crédito comienzan con una «indagación incidente» (las indagaciones incidentes incluyen solicitudes de nuevas tarjetas de crédito, hipotecas, préstamos para automóviles; tener muchos de ellos a la vez puede aumentar tu puntaje de crédito). El crédito rotativo (cerrar regularmente cuentas viejas y abrir otras nuevas) también tiene un impacto negativo en tu puntaje de crédito. Además, los puntajes de crédito analizan cuánto tiempo has tenido tus cuentas de crédito: mantén tus cuentas antiguas abiertas y tus tarjetas de crédito antiguas activas, pero asegúrate de lidiar con los cobros o las cuentas morosas. Si tienes una gran cantidad de deuda pendiente en varios tipos de cuentas, considera consolidar tus préstamos, lo que da como resultado un pago y posiblemente una tasa de interés más baja para arrancar.
  • Regístrate para los servicios de monitoreo de crédito. Estos servicios pueden alertarte sobre comportamientos fraudulentos en tu perfil, ayudarte a mantenerte actualizado sobre tu puntaje de crédito y, a menudo, ofrecer consejos especiales sobre cómo mejorar tu puntaje de crédito.

Está claro que los informes de crédito y los puntajes de crédito tienen un impacto significativo en tu capacidad para acceder al crédito. Pero a medida que la industria de servicios financieros evoluciona, surgen formas cada vez más innovadoras de determinar la solvencia, como la integración de datos alternativos, la implementación de soluciones avanzadas de toma de decisiones y el uso de modelos predictivos más precisos con inteligencia artificial. Y ahora hay oportunidades más variadas para acceder a productos de crédito y servicios financieros, incluido el avance de las soluciones «Compra ahora, paga después» (BNPL) y de los neobancos y fintechs que están adoptando un nuevo enfoque con respecto a los productos crediticios.

Si eres un prestamista, ¿cómo puedes asegurarte de que el historial de calificación crediticia continúe evolucionando hacia algo más holístico, más preciso y más inclusivo? Descubre cómo una plataforma de toma de decisiones unificada y un fácil acceso a una variedad de fuentes de datos pueden ayudarte a decir que sí a más personas, sin aumentar tu riesgo.

Lecturas adicionales:

La larga y retorcida historia de tu puntaje de crédito – Revista Time: https://time.com/3961676/history-credit-scores/

Una historia de puntajes de crédito – point.app: https://www.point.app/article/a-history-of-credit-scores-when-did-they-become-a-thing

La Ley de informes crediticios justos (FCRA) – Investopedia: https://www.investopedia.com/terms/f/fair-credit-reporting-act-fcra.asp